Las últimas palabras de Cristo.

Antes de marchar
hacia el Cielo,
para estar a la
derecha de Dios Padre
Siete Palabras dijiste,
Siete Palabras dejaste.

En los Evangelios de San Mateo y de San Marcos, solo se menciona una de ellas, la cuarta. En el Evangelio de San Lucas se mencionan tres, la primera, segunda y séptima. Y en el de San Juan, el evangelista y apóstol más próximo a Jesús, hace mención a las tres restantes, tercera, quinta y sexta. Su orden es tradicional, no puede determinarse su orden cronológico pero pudiera ser este:

  • «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen». Pater dimitte illis, non enim sciunt, quid faciunt (Lucas, 23: 34).
  • «Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso». Amen dico tibi hodie mecum eris in paradiso (Lucas, 23: 43).
  • «Mujer, ahí tienes a tu hijo. Mulier ecce filius tuus … ecce mater tua      (Juan, 19: 26-27).
  • «¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?». Deus meus Deus meus ut quid dereliquisti me (Mateo, 27: 46 y Marcos, 15: 34).
  • «Tengo sed». Sitio (Juan, 19: 28).
  • «Todo está cumplido». Consummatum est (Juan, 19: 30).
  • «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu». Pater in manus tuas commendo spiritum meum (Lucas, 23: 46).

Como «verdaderas palabras» de Jesús, recogidas a lo largo de los Evangelios, fuerón traducidas al griego, excepto alguna de ellas que se transcribieron literalmente al hebreo o arameo por los propios evangelistas.

«Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen»

Aunque he sido tu enemigo,
mi Jesús: como confieso,
ruega por mí: que, con eso,
seguro el perdón consigo.

Cuando loco te ofendí,
no supe lo que yo hacía:
sé,