Festividad de la Santa Cruz de mayo

¡Santa Cruz de mi Jesús, que expiró para darnos luz, yo te doy mi reverencia, oh preciosa y Santa Cruz!.

Elevada ante el mundo, eres faro luminoso que congregas a tu alrededor a la cristiana grey para entonar cantos de Gloria al Cristo Rey, al Dios Hombre que siendo dueño de todo lo creado, permitió ser crucificado sobre Ti para la redención del género humano.

¡Bendita seas! por los siglos de los siglos, fuiste entre los paganos signo de valor y afrenta y hoy eres emblema del cristiano y esperanza para ser perdonado por el sublime sacrificio de mi Señor Jesucristo, a quien esperamos servir y honrar por toda la eternidad. Amen

 

La Santa Cruz de Mayo

La Invención de la Santa Cruz, o Cruz de Mayo, también Fiesta de las Cruces, es una de las fiestas para alabar y ensalzar el culto a la Cruz de Cristo . Se trata de una celebración muy habitual y extendida en España.

La palabra «Invención» (del latín invenio, «descubrir» ) es el nombre oficial de la festividad del tres de mayo. En cambio, el nombre de Cruz de Mayo o fiesta de las Cruces, es la denominación popular.

Era una festividad muy extendida en España e Hispanoamérica. Pero tras la reforma de la liturgia romana por Juan XXIII, en 1960 con el motu proprio “Rubricarum instructum”, perdió importancia en el calendario romano en favor de la otra festividad de septiembre, Festividad de la Exaltación de la Santa Cruz.

El origen de la Festividad de Mayo, está en conmemorar el hallazgo por parte de Santa Elena, madre del emperador Constantino, de la verdadera Cruz de Jesucristo,  en su peregrinación a Jerusalén.  La festividad se sitúa el 3 de mayo por ser esta fecha la de la «invención» (es decir, el «hallazgo») por Santa Elena en el año 326, de la «verdadera cruz» (Vera Cruz) donde Cristo fue crucificado.

Cruz verde y Cruz seca

La Cruz de Mayo también se le denomina la Cruz Verde, y por ello sw adorna con flores: La Cruz Florida, signo de la Pascua Florida.

la Exaltación de la Santa Cruz en septiembre, la liturgia celebra la otra festividad conocida en la tradición popular como la Cruz Seca.

Historia de la festividad.

A lo largo de la historia, la Iglesia Católica, ha celebrado tres fiestas relacionadas con la Santa Cruz: La llamada Invención o hallazgo de la Santa Cruz (día 3 de mayo), el Triunfo de la Santa Cruz (16 de julio) y la Exaltación de la Santa Cruz (día 14 de septiembre).

En el calendario litúrgico de la Iglesia Católica, únicamente ha prevalecido la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, que tiene lugar el catorce de septiembre.

«LA INVENCION O HALLAZGO DE LA SANTA CRUZ»   (3 de mayo)

El Emperador Constantino trajo la paz y la libertad a la Iglesia, después de las crueles persecuciones del Imperio Romano. Vio en el cielo la Cruz de Cristo («en este signo vencerás»).

Sin llegar a bautizarse, favoreció generosamente a la Iglesia. Emprendió la reconstrucción de Jerusalén, donde edificó varías basílicas. Su madre, Flavia Julia Helena, o más conocida como Santa Helena, no descansó hasta que, el día tres de mayo del año 326, encontró la verdadera Santa Cruz en que murió Nuestro Señor Jesucristo, en uno de los huecos del sepulcro donde se hallan tres cruces. También se encuentra junto a las cruces, la tablilla que el emperador Poncio Pilato hace colocar en la Santa Cruz con la inscripción en hebreo, en griego IS NAZARENUS B[ASILEUS TVN IOUDAIVN] y en latín I NAZARINVS REX IVDAEORVM] (Jesús el nazareno, el rey de los judíos).

Como era imposible saber cuál de las tres cruces era la de Jesús, la leyenda cuenta que Helena hizo traer a una mujer enferma, la cual al entrar en contacto con la cruz de Gestas (el llamado ladrón “malo”) empeoró rápidamente en su salud. La enferma al entrar en contacto con la segunda cruz, la de Dimas (el llamado “buen ladrón”) su mala salud quedó restablecida como había estado al principio, pero fue cuando entró en contacto con la tercera cruz y la que más se asemejaba a la que podía ser la de Jesús, se restableció por completo y se curó de inmediato. Por ello se supo que era la Verdadera Cruz, porque además era la única de las tres cruces que tenía signos de haber sido usada para una crucifixión con clavos, y sólo Jesucristo, según el evangelio de Juan, fue el único que fue crucificado con ese método en esa jornada.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.